fbpx
Envíos desde 4,50€ // ¡Gastos de envío gratuitos a partir de 50€!
Carrito
0,00
Carrito
0,00
Blog
Canela Ceylan

Canela, ¿la odias o la amas?

Amada y odiada a partes iguales, es innegable que cada día está más arraigada a nuestra vida. Ya es extraño pedir postre en un restaurante que no venga regado por una cantidad ingente de canela o pasar enfrente de pastelerías sin que te envuelva ese característico aroma.

Para mi la canela ha sido como “la canción del verano”. Que la escuchas una vez y no te gusta, pero que al cabo de escucharla 500 veces al día, al final acabas encontrando el gustillo.

Pero nos guste o no, ha llegado para quedarse. Y lo mejor de todo es que no solo da sabor y dulzor a nuestros postres o cafés de forma natural, si no que además tiene una gran cantidad de beneficios que ya la hacen totalmente irresistible.

Es antioxidante, antiinflamatoria, es buena en dietas de pérdida de peso, es un relajante muscular (esto ayuda también a los dolores menstruales), controla el azúcar en sangre, y ojo! que también es afrodisíaca.

Así que tomando canela puedes prevenir el envejecimiento, el colesterol, bajar de peso y activar el gusanillo de “postres carnales”, ¿qué más se puede pedir?

Quizás no lo sepas, pero existen dos tipos de canela:

  • Cassia: Es la variedad más común que podemos encontrar en los supermercados. Proviene del sur de China y se considera de menor calidad puesto que contiene cumarina, que tomada en grandes dosis puede provocar toxicidad en el hígado.
  • Ceilán: La canela original, la “canela, canela” y proviene del sur de India y Sri Lanka. Sus niveles de cumarina son muy bajos y por ello se la considera mucho más beneficiosa que la anterior.

¿Cómo diferenciar los tipos de canela?

Es difícil diferenciarlas en los supermercados debido a que los fabricantes no suelen indicar los valores nutricionales de las especias. No obstante, la original especifica en sus ingredientes “Cinnamonum Verum”. En nuestra tienda online puedes obtenerla (pincha aquí)


Todo esto está genial si te gusta su sabor… si no es el caso, creo que no te queda otra que apuntarte a la resistencia. Aunque te advierto que es una guerra difícil de combatir. En mi caso hice un periodo de transición, echando poco a poco en ciertos alimentos (es de las mejores alternativas al azúcar) y así acostumbrar a mi paladar. Y aunque reconozco que no soy fan absoluta, sus virtudes pesan más que sus defectos. 

Déjanos un comentario

Wishlist 0
Open Wishlist Page Continue Shopping